Cien Palabras ha cumplido 10 años. Gracias a todos.

Parece mentira. Hace diez años empece a escribir estos pequeños cuentos, y cree esta página para darlos a conocer. Al principio la intención era escribir uno cada día, pero al final la cosa se fue espaciando, lo que me remuerde la conciencia, pero que le vamos a hacer...

Os digo de verdad que intentaré ser más constante. Pero la voluntad es débil. Así que, como oí una vez: "No puedo aseguraros que lo intente, pero os aseguro que intentaré intentarlo."

Muchas, muchas gracias a todos. Gracias por leerme y, un poquito, por entenderme.


Jordi Cebrián


Éstos son mis cuentos de Cien Palabras.


Ocupan eso, 100 palabras exactas, sin contar el título.

Leed uno.
Despues otro.
Despacio, sin prisa.
Hay muchos, centenares de ellos.
Para sonreir, para reflexionar, para estremecerse...
Teneis tiempo, volved cuando querais.

04 mayo, 2007

Productos de limpieza

Dos veces por semana una señora viene a hacer limpieza. Al principio, al volver del trabajo, me encontraba los dos o tres productos de limpieza que usaba. Pero veo que cada vez utiliza más líquidos y potingues: amoniaco, lejía, jabones de todo tipo, ceras, salfumanes, antipolvos, desengrasantes, antioxidos y cien botellas más con siglas extrañas que desconozco.

Temo que tanta química suelta no debe ser buena, y que algo debe quedar en el ambiente, y en lo que comemos. Pero me dicen que no, y que el hecho de que ahora mis hijos brillen en la oscuridad no está relacionado.

10 comentarios:

Kahlúa Macarena dijo...

jaja... como el comercial de tv que dice "son las 10 pm... ¿sabe en dónde están sus hijos?" ahora sí, que no se pierden ni en la oscuridad... jajaja...

Óscar dijo...

Supongo no habrá que preocuparse. Como Kahlúa puedo pensar en más de una ventaja de tener hijos que brillen en la oscuridad. Saludos.

Paula dijo...

Jordie: como a la mayoría de los blogs, llegué al tuyo de casualidad y me ecanta!! Admiro mucho esa capacidad para contar en tan sólo 100 palabras, el desarrollo de una historia, pequeña, compleja y fascinante. Te felicito!! Un abrazo desde Argentina, y ya te agregué en mi listado de "Blogs que leo".
Paula

Aquiles dijo...

¡Me ha arrancado una carcajada! Buenísimo.

Parche dijo...

Habria que esperar un poco mas. Tal vez se descubran mas "mejoras".
Saludos Parchesianos!.

a dijo...

Sin palabras (además de lo commovedor de tener un hijo fosforescente). Me remitiré a decir cualquier tonteria como que... el texto tiene 100 palabras

besos!

Carolina Ortiz Monasterio dijo...

Jordi.. este me encantó.. siempre con tus cierres tan inesperados y sorprendentes..

Me dejaste con la sensación de que no podré volver a tocar limpiadores ni jabones de por vida..

Causa de terror todos esos menjurges..

Mil gracias Jordi.. otro 10

Eivi dijo...

Me ha parecido muy divertido y original a la vez.
Supongo que tendremos que ir con cuidado con los productos de limpieza no?¿¿
jajajaja!!!!!
Mis mas sinceras felicitaciones!!!

Javier! xD dijo...

A pues la vdd este cuento esta muy conmovedor y lo que mas me llamo la atención y me puso a pensar es q es mui malo convivir con tanto quimikos en la ksa.

me comvovio muxo!! xD

carlos de la parra dijo...

Mire,éste está buenísimo para que de ahí desarrolle un guión para una película de terror.