Cien Palabras ha cumplido 10 años. Gracias a todos.

Parece mentira. Hace diez años empece a escribir estos pequeños cuentos, y cree esta página para darlos a conocer. Al principio la intención era escribir uno cada día, pero al final la cosa se fue espaciando, lo que me remuerde la conciencia, pero que le vamos a hacer...

Os digo de verdad que intentaré ser más constante. Pero la voluntad es débil. Así que, como oí una vez: "No puedo aseguraros que lo intente, pero os aseguro que intentaré intentarlo."

Muchas, muchas gracias a todos. Gracias por leerme y, un poquito, por entenderme.


Jordi Cebrián


Éstos son mis cuentos de Cien Palabras.


Ocupan eso, 100 palabras exactas, sin contar el título.

Leed uno.
Despues otro.
Despacio, sin prisa.
Hay muchos, centenares de ellos.
Para sonreir, para reflexionar, para estremecerse...
Teneis tiempo, volved cuando querais.

21 septiembre, 2005

La Muerte (XIII)




Cuando los niños empezaron a matar a sus padres, se explicó primero por las influencias negativas de la televisión, y por lo mal que se enseña en las escuelas. Muchos progenitores se organizaron para defenderse, y expulsaban pronto a sus hijos de casa, montando turnos de vigilancia por las noches. Las calles se llenaron de chavales furiosos, y cuando quienes les veían volvían a casa, miraban a sus hijos con recelo, creyendo reconocer en sus ojos aquellas miradas temibles. Dormían cerrando sus habitaciones por dentro, y no aceptaban sus regalos. Y cada noche recordaban que no podían postergarlo mucho más.



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Resulta inquietante la progresión de este BLOG.

Veo cómo las piezas del puzzle se enhebran lentamente, dibujando una mancha de esmalte oscuro y viscoso que fluye ...

¿Pondrás la última ficha a este puzzle siniestro?

No temas pues el frío que anida poco a poco en tus entrañas ni al silencio que rodea el fragor de tus palabras.

Deja que tus manos acaricien las cartas una vez más. Ten fe; el mensaje será desvelado en su totalidad.

Tus manos bailan al son de mis manos como un niño:

De cien en cien palabras

Jordi, Jordi, ¿por qué me has invocado?.

Anónimo dijo...

no olvides que para vivir hay que saber de la muerte. Avanzar y no quedar suspendido en el ataud de los sueños de laberintos ciegos.

Anónimo dijo...

dark man....te gusta Poe?

Anónimo dijo...

menuda mierda de cuento

Anónimo dijo...

This is very interesting site... » »